Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública 
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Links en inglés
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  E-groups
  Secciones
  recomendadas
 Poesías
 Perlas
 Presentaciones



  Secciones
  recomendadas
 Poesías
 Perlas
 Presentaciones
 
 REALICE EL TEST DE PERSONALIDAD Y
 TEMPERAMENTO MÁS SERIO, DIVERTIDO
 Y COMPLETO QUE EXISTE EN LA WEB
 INFÓRMESE

LOS ROLES EMOCIONALES 
EN EL MATRIMONIO


Las mujeres llegan al matrimonio preparadas para jugar el papel de administradora emocional, mientras los hombres llegan con mucha menos apreciación de esta tarea para ayudar a que la relación sobreviva. En efecto, el elemento más importante para las mujeres -pero no para los hombres- en la satisfacción de su relación mencionado en un estudio de 264 parejas fue la noción de que la pareja tiene 'buena comunicación'. Ted Huston, psicólo de la Universida de Texas, que ha estudiado a las parejas en profundidad, señala: 'Para las esposas, la intimidad significa hablar de las cosas profundamente, sobre todo hablar de la relación misma. Los hombres, en general, no comprenden lo que las esposas quieren de ellos. Ellos dicen: 'Yo quiero hacer cosas con ella, y lo único que ella quiere es hablar'. Durante el noviazgo, descubrió Huston, los hombres estaban mucho más dispuestos a hablar de formas adecuadas al deseo de intimidad de sus futuras esposas. Pero una vez casados, a medida que pasa el tiempo, los hombres -sobre todo en las pajreas tradicionales- pasaban cada vez menos tiempo hablando de esta forma con sus esposas y encontraban la intimidad sencillamente en cosas como dedicarse juntos al jardín en lugar de hablar.

 

Este creciente silencio por parte de los esposos puede deberse en parte al hecho de que, en todo caso, los hombres son eternos optimistas con respecto a la situación de su matrimonio, mientras sus esposas son más sensibles a los problemas; en un estudio llevado a cabo con matrimonios, los hombres mostraban una visión más optimista que sus esposas  acerca de los distintos aspectos de su relación: el acto amoroso, las finanzas, los vínculos con la familia política, la forma en que se escuchan mutuamente, cuántos de sus defectos tienen importancia. Las esposas, por lo general, son más ruidosas que los esposos con respecto a sus quejas, sobre todo entre las parejas desdichadas. Combinemos la visión optimista de los hombres con respecto al matrimonio con su aversión a las confrontaciones emocionales, y es evidente por qué las esposas se quejan tan a menudo de que sus maridos intentan esquivar la discusión de los temas conflictivos de la relación. (Por supuesto, esta diferencia de ´gnero es una generalización, y no es real en todos los casos).

                                                                               Daniel Goleman  

 

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos