Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública 
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Links en inglés
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 Poesías
 Perlas
 Presentaciones
CURSO
PRÁCTICO
ON LINE

DE
INTELIGENCIA
EMOCIONAL:

3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL
 

Rarezas de la Historia Argentina
 
Los hechos más insólitos
de un país "condenado al éxito"


 



LA ENERGÍA, Y NO EL TIEMPO, ES NUESTRO RECURSO MÁS PRECIOSO


Vivimos en la era digital. Nuestro ritmo de vida es agitado, bullicioso e incesante; nuestros días se reparten entre bits y bytes. Celebramos la amplitud y no la profundidad, la reacción rápida más que la reflexión. Nos quedamos sólo en la superficie, deteniéndonos durante breves momentos en docenas de destinos sin permanecer mucho tiempo en ninguno de ellos. Pasamos a toda velocidad por nuestra vida sin pararnos a pensar quiénes queremos ser o hacia dónde deseamos verdaderamente ir. Estamos en tensión, pero al mismo tiempo nos vamos consumiendo.

Muchos de nosotros tratamos de funcionar lo mejor que podemos. Cuando las demandas superan a nuestra capacidad, tomamos las decisiones oportunas que nos permitan ir viviendo día a día, pero por las que con el tiempo tenemos que pagar un precio. Conseguimos sobrevivir con muy pocas horas de sueño, devorando a la carrera comida rápida, recuperándonos fuerzas a base de café. Cuando afrontamos incesantes demandas laborales, nos volvemos irritables y nos distraemos con facilidad. Regresamos exhaustos a casa tras varias largas jornadas de trabajo y con frecuencia no vemos a nuestra familia como una fuente de alegría y renovación, sino como una exigencia más en un mundo ya de por sí sobrecargado.

Vamos de un lado a otro con el programa del día y con listas de tareas, con agendas electrónicas, con buscadores y recordatorios desplegables en nuestros ordenadores, todos ellos diseñados para ayudarnos a administrar mejor nuestro tiempo. Nos sentimos orgullosos de nuestra capacidad para realizar muchas tareas al mismo tiempo y mostramos nuestra disposición a invertir en ellas muchas horas como si lleváramos una banda honorífica. El término 24/7 describe un mundo en el que el trabajo nunca termina. Utilizamos palabras como obsesionado, vertiginoso y abrumado no para describir la demencia, sino para caracterizar a nuestra vida diaria. Con una sensación constante de que nos falta tiempo, asumimos que no tenemos otra opción que abarcar lo máximo posible cada día. Pero administrar el tiempo de manera eficaz no garantiza que vayamos a tener la suficiente energía para realizar lo que vayamos a hacer.

LA ENERGÍA, Y NO EL TIEMPO, ES LA MONEDA PRINCIPAL DE UN BUEN RENDIMIENTO
Este concepto ha revolucionado nuestra forma de ver cuáles son los factores que nos permiten mantener un alto rendimiento. También ha dado lugar a cambios radicales sobre cómo nuestros clientes viven su vida, tanto personal como profesionalmente. Todo lo que hacen -desde cooperar con sus colegas y tomar decisiones importantes a pasar tiempo con sus familias- requiere una gran cantidad de energía. Aunque parezca evidente, muchas veces no nos damos cuenta de la importancia que tiene la energía en el trabajo y en nuestra vida privada. Sin la cantidad, calidad, atención y energía adecuadas, acabaremos por ceder ante cualquier actividad que llevemos a cabo.

Cada uno de nuestros pensamientos, emociones y conductas tiene una consecuencia en nuestra energía, para bien o para mal. La última medida en nuestra vida no es cuánto tiempo pasamos en este planeta, sino cuánta energía invertimos durante el tiempo de vida que disponemos. La premisa más importante de un entrenamiento eficiente es muy sencilla:

EL RENDIMIENTO, LA SALUD Y LA FELICIDAD SE BASAN EN UNA ADMINISTRACIÓN ADECUADA DE LA ENERGÍA.

Es innegable que hay jefes nefastos, entornos laborales nocivos, relaciones difíciles y crisis vitales. No obstante, podemos ejercer más control sobre nuestra energía de lo que creemos. El número de horas que hay en un día es fijo, pero no la cantidad y la calidad de energía de la que podemos disponer. Cuanta más responsabilidad tengamos en la energía que aportamos al mundo, más productivos y eficaces seremos. Cuanto más culpemos a los demás o a las circunstancias externas, más posibilidades habrá de que nuestra energía sea negativa.

Si mañana pudiera despertarse disfrutando de una energía considerablemente más positiva enfocada hacia el trabajo y hacia su familia, ¿hasta qué punto iba a cambiar su vida para mejor? Si usted es un dirigente o un director, ¿sería beneficioso aportar más energía positiva y pasión a su lugar de trabajo? Si las personas a las que usted dirige pudieran gozar de más energía positiva, ¿cómo afectaría a sus relaciones entre sí y a la calidad del servicio que ofrecen a sus clientes?

Los dirigentes son los administradores de la energía organizativa en las compañías, en las empresas e incluso en las familias. Ellos inspiran o desmoralizan a los demás, en primer lugar dependiendo de cómo administren eficazmente su propia energía y, en segundo lugar, dependiendo de cómo sea su capacidad para movilizar, dirigir, invertir y renovar la energía colectiva de las personas a las que dirigen. La administración adecuada de la energía, tanto a escala individual como organizativa, hace posible algo que podemos llamar pleno compromiso.

Para estar plenamente comprometidos, debemos estar ejercitados físicamente, conectados emocionalmente, concentrados mentalmente y aliados espiritualmente con un propósito que vaya más allá de nuestro interés inmediato. El pleno compromiso comienza cuando nos sentimos deseosos de ir a trabajar por la mañana, igualmente felices de regresar a casa por la tarde y capaces de marcar unos límites claros entre las dos actividades. Eso significa que podemos zambullirnos en la misión que tengamos entre manos, ya sea afrontar un reto creativo en el trabajo, dirigir a un grupo de personas en un proyecto, pasar tiempo con las personas queridas o simplemente divertirnos. El pleno compromiso implica un cambio fundamental en nuestro modo de vivir la vida.

Menos del 30 por ciento de los trabajadores están totalmente comprometidos con su trabajo, según los datos recogidos por Gallup Organization a principios de 2003. Aproximadamente el 55 por ciento 'no están comprometidos'. Otro 19 por ciento está 'activamente apáticos', lo que significa que no sólo están descontentos con su trabajo, sino también que a menudo comparten ese sentimiento con sus colegas.

El costo de una fuerza laboral no comprometida se eleva lógicamente a varios millones de dólares. Y, lo que es peor, cuanto más tiempo pasen esos empleados en la empresa menos comprometidos se sentirán. Gallup descubrió que después de seis meses en el trabajo, sólo el 38 por ciento de los empleados seguían sintiéndose comprometidos. Después de tres años, la cifra descendía al 22 por ciento. Piense en su propio caso. ¿Está totalmente comprometido con su trabajo? ¿Y sus colegas o las personas que trabajan para usted?
Cuando seguimos los principios de administración de nuestra energía y ponemos en práctica todo el proceso de cambio, descubrimos que somos mucho más eficaces, tanto personal como profesionalmente, en nuestros propios actos y en nuestras relaciones. Aprender a administrar la energía de manera más eficiente e inteligente tiene un poder de transformación único, tanto en forma individual como organizativa.

EL PLENO COMPROMISO EXIGE RECURRIR A CUATRO FUENTES DE ENERGÍA DISTINTAS AUNQUE RELACIONADAS ENTRE SÍ: FÍSICA, EMOCIONAL, MENTAL Y ESPIRITUAL
Los seres humanos somos sistemas de energía complejos, y el pleno compromiso no es unidimensional. La energía que late a través de nuestro cuerpo es física, emocional, mental y espiritual. Estas cuatro dimensiones son esenciales, ninguna es suficiente por sí misma y cada una de ellas influye enormemente en las demás. Para poder rendir al máximo debemos administrar adecuadamente cada una de esas dimensiones de energía interconectadas. Sustraiga una de ellas de la ecuación y nuestra capacidad de poner en marcha nuestro talento y habilidad se verá disminuida, del mismo modo que un motor comienza a renguear cuando falla uno de sus cilindros.

La energía es el denominador común en todos los aspectos de nuestra vida. La capacidad de energía física se mide en términos cuantitativos (alta o baja) y la capacidad emocional en términos cualitativos (negativa o positiva). Esas son nuestras fuentes de energía más IMPORTANTES, porque sin el suficiente combustible de alto octanaje no se puede acometer ninguna misión. Cuanto más tóxica y nociva sea la energía más negativamente afectará al rendimiento; cuanto más positiva y agradable sea la energía, más eficacia tendrá. El pleno compromiso y el máximo rendimiento
sólo son posibles en un cuadrante altamente positivo.


PROGRAMAS SUBSIDIADOS

CARACTERÍSTICAS ESPECIALES 
DE LOS TALLERES Y SEMINARIOS


POR QUÉ LA INTELIGENCIA EMOCIONAL
ES TAN IMPORTANTE

ADMINISTRAR LA ENERGÍA EMOCIONAL, Y NO SÓLO EL TIEMPO, ES LA CLAVE DEL COMPROMISO Y LA EXCELENCIA



Escríbanos con su consulta a:
news@inteligencia-emocional.org
info@theodinstitute.org

 



CONVIÉRTASE

EN MENTOR EMOCIONAL DE SÍ MISMO/A Y DE OTRAS PERSONAS

 

INSTRUCTORADO ONLINE DE INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SOCIAL

Un Aprendizaje Para Toda la Vida

 

PROGRAMA PARCIALMENTE SUBSIDIADO POR

Programas Subsidiados

de Formación y
Entrenamiento



O r g a n i z a t i o n
D e v e l o p m e n t
I n t e r n a t i o n a l


Talleres y Seminarios 
de Inteligencia
Emocional y
Cambio Organizacional

Para Toda Hispanoamérica



Instructor
Abel Cortese


EMPRESAS,
UNIVERSIDADES,
ESCUELAS, CLÍNICAS,
HOSPITALES Y ONGs

CURSO
PRÁCTICO
ON LINE

DE
INTELIGENCIA
EMOCIONAL:

3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos